Habichuelas guisadas

habichuelas guisadas

Originaria de América, las habichuelas o alubias son unos fríjoles de color rojo, negro o blanco, que pueden comerse en condiciones fritas o guisadas, según el país donde se utilice este elemento, juega un papel muy importante, como uno de los ingrediente más versátiles, fáciles de preparar y de adquirir en los distintos hogares de todo el mundo.

Considerando sus beneficios nutritivos y proteicos, la  habichuelas o alubias se pueden encontrar en miles de platos tradicionales puertorriqueños, cubanos, mexicanos y hasta dominicanos en sus distintas presentaciones y variedades, que nos permiten hallarlas ya sea en el arroz, en sopa e incluso en los famosos tacos.

Sin embargo, cuando hablamos de guisado, pensamos en una salsa que contenga algún tipo de verdura, adobado u otras especias, para ser agregado en algún tipo de carne sea pollo, pescado o mariscos, aunque la pregunta es ¿y si elaboramos un rico guiso para nuestras habichuelas? pues es un hecho, ¡empecemos!

INGREDIENTES

Rinde para 4-6 porciones

  • 3 tazas de habichuelas rojas
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 1 ají
  • 1 cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 1 taza de auyama
  • 2 tazas de salsa de tomate
  • 3 ramas cilantro
  • 1 cucharadita de sal y orégano

Cómo hacer la receta de habichuelas guisadas boricua

Paso a paso para deleitarte con esta maravillosa comida tipica de Puerto Rico.

  1. Coloque a remojar en agua las habichuelas preferiblemente una noche anterior a su preparación.
  2. Retire del agua las habichuelas y viértalas en una olla de presión con agua hirviendo por 1 hora aproximadamente, hasta que estas ablanden, asegúrese de escoger una buena marca de frijoles, algunos tardan demasiado en cocinarse.
  3. Caliente a temperatura media-alta con aceite de oliva una paila y añada el ajo picado por 1 minuto.
  4. Sobre la paila caliente, añada el ají, la cebolla, la auyama, salsa de tomate y el cilantro picado, revuelva progresivamente para que los ingredientes se medió sofrían y no se peguen al fondo.
  5. Agregue las 3 tazas de habichuelas al recipiente y dejen que se cuezan por unos tres minutos.
  6. Con la misma agua que herviste las habichuelas, la verterás en la paila para terminar de cocinar el guiso, baja la llama a fuego medio-bajo y tapa de ser necesario.
  7. Aplica la sal y el orégano al gusto. Cuando el guiso tenga una consistencia cremosa apaga la hornilla de tu cocina y toma una cuchara sopera para servir bien calientes.
  8. Los frijoles sin ningún tipo de condimento, por naturaleza son simples al paladar, de allí surgen las conocidas habichuelas guisadas, que nos permiten disfrutar y digerir gustosamente este plato en nuestro almuerzo diariamente.
5/5 (1 Review)
Comparte por favor
  • 2
    Shares

Recetas Relacionadas

Ir arriba